Sé atenta

  • He empezado a hacer yoga.
  • ¡No nos interesan tus mierdaaas!
  • Es verdad. Empiezo otra vez. En menos de un mes han cerrado dos de mis distribuidores, Hacienda me aporrea como si esto fuera un negocio próspero, ha subido la cuota de…
  • ¡Cuéntanos lo del yogaaaa!

M. es clienta atenta, a veces viene en bici, a veces trae a su pequeña V., a veces se me cae la baba con sus rizos… En navidad compra una guillotina, unas etiquetas de colores, “Son para un regalito que vamos a hacer las profes de yoga”, y cobrándole, le digo que sus clases de yoga van a ser mi regalo de Reyes. “Pues qué bien. Ven un día, y pruebas.”

Llego un día y pruebo. Estiro guay las patas porque soy bastante atleta, corro mediamaratones, y no sé si he dicho alguna vez que yo subí el Kiliman

  • ¡Aburres a las ovejaaaas!

Vale. Que lo físico está más o menos en orden, pero la mente, las emociones, la energía, los chakras están muy tarumbas, y la meditación, la relajación —observa, no juzgues, solo observa— me toca donde más lo preciso.

Cuando creo que ya hemos terminado, M. sirve una infusión y nos ofrece el regalito. Es un marcapáginas hecho a mano, cada uno diferente, con una frase y un mantra, palabras hermosas para paladear todo el año. Elijo uno cualquiera, reconozco las etiquetas de colores y me encanta la vida que han cobrado. Mi mantra es Ardas Bhai, y M. explica que es algo así como oración y amor y buen rollo, para ti y para el universo. A ella le gusta mucho. Pues a mí también.

  • ¿Y la frase?
  • La frase la he colocado en el mueble del ordenador, para leerla cada día y que…
  • ¿Y qué pone, pordiosbendito?
  • Este coro está muy tenso. Tendría que ir a yoga. La frase dice: “Sé amable, consciente y compasivo. El mundo entero será tu amigo.”

En otras palabras: sé atenta.

Prevalece La Alegría (PLA)

Atentamente es una bimba preciosa, gordita, se ríe con cualquier cosa, huele tan bien… Ante las rarezas de los tristes del mundo, esos que van con peana incorporada, ¿los ocupadísimos?, esos; la niña de papel abre los ojos como platos, aprieta los labios, se bambolea, parece que va a hacer un puchero… y vuelve a sonreír.

Hasta se ha inventado un mantra para repeler los envites de los cansinismos: Prevalece La Alegría (PLA).

Ejemplos:

Cámara de Comercio: “A ver: tu plan de viabilidad no puede tener notas al pie. El plan de financiación no se redacta; se monetariza. ¿Has calculado cuánto tiempo podrás soportar las pérdidas? ¿Estás segura de que este negocio es realmente viable?”

Ayuntamiento: “Estos planos son de 2008 y necesitamos planos actuales firmados por técnico competente. Tiene 10 días para entregarlos y, si no, se archiva su expediente.”

PLAAA…

El conductor de la grúa: “Oyes, te va a llegar una multa porque aquí no se pué aparcar.”

Ese peazo gañán de Iberdrola: “Uf, no sé yo, ¿dar la luz de alta?, ¿y para cuándo dices que quieres abrir?”

El candado tirado al pie de una farola: “Pringá, te acaban de robar la bici en tu jeta.”

Un váter con delirios de grandeza, el mismo día de la apertura: “Que me sofocooo, que me anegooo, que me desbordooo”―Reacción de madre: “Sin problema, nena. Atentamente es muy tradicional. Voy a comprar orinales.”―

PLAAA…

Gente en general –oro korrean, que decimos los vascos―:

  • Espabila que no llegas.
  • Esta puerta da mucho portazo, este mueble cojea, aquí hace falta luz.
  • Pues en las fotos del Facebook parece más.
  • JorJorJor las risas de media Suecia a mi espalda, descojonándose disfrutando de mi pericia con el montaje de Bestas y Hemnes.

PLAAA…

Este runrún –por fortuna, los pelmas plañideros son los menos― le persigue a diario. Sabe que se ha metido en tremendo proyecto. A veces, se cansa. Pero, como Alicia, se ha lanzado ella solita, sin pensar cómo saldrá luego de la madriguera. El cansancio se tolera. La queja, no. Y si no hay margen para la queja propia, mucho menos para la de los cansinos con peana.

Así que, tristes del mundo: dejad ya de darnos el coñazo.

Atentamente,

PLA PLA PLA : )