Decido gandulear

Tomé la decisión de inventar Atentamente con sorprendente facilidad: yo quería una papelería de las que encontraba en mis viajes, de las de pegar nariz en el escaparate, una tiendita de papel que oliera, que sonara, que emocionara. Se lo conté a mi familia, se lo conté a la cámara de comercio, al ayuntamiento, al Inem

  • Se dice SEPE.
  • Lo que sea.

y me puse a emprender que es bonito con la clarividencia y la resolución

  • y la pedantería

de que eso era exactamente lo que quería hacer. La convicción, tres años después, sigue intacta.

En cambio, cuando se trata de decisiones cotidianas, me aturullo enormemente: ¿las pegatinas nuevas de zorritos, aquí o allí? ¿Pastas o cruasanes para el taller? ¿Dejo esta araña campando por la tiendita o la extermino?  Y algo que me cuesta muchísimo es dar vacaciones a la servilleta.

  • Hombre, pos claro, un blog con miles de seguidores, de lectura obligada, que mueve conciencias, mejor que Míster Wonderful y Paulo Coelho juntos, normal que te cueste.

Yo sé que no se abre un cráter en el planeta papel si en verano no escribo servilletas, y sé que la corriente atenta no sólo lo entiende, sino que se alegra por que me permita parar, descansar, gandulear. Gandulear, sí, nada del rollo de “Queridos followers: voy a dedicar las vacaciones a buscar inspiración para volver con más fuerza.” Ya pasamos todo el año aprovechando el tiempo. No pasa nada por perderlo en verano.

Así que, como los bambinos de los colegios, las aprendices en el atelier, los distribuidores de plumillas y pegatinas, la servilleta también se toma vacación.

  • Vete en paz, y que la Macarena te guíe.
  • A lo mejor escribo algunita por sorpresa.
  • ¿Pero no ibas a gandulear?
  • Vale, adiós.

 

 

 

 

Haciéndote la papelería más fácil

“Voy a hacer un recado rápido. Vuelvo ídem. Atentamente : )”

Dejo pegado el letrero con washi en la puerta de la tiendita, y salgo pitando hacia una empresa de mensajería de nombre ficticio digamos Seúl. Me avisan de que han intentado entregarme un pedido a las 15.45, y que estaba ausente. ¡Hay que ser descarada: a quién se le ocurre cerrar para comer?

En condiciones normales, hubiera esperado a que me lo entregaran al día siguiente. Pero en condiciones paranormales, preciso el pedido para ya: contiene 150 bolsas que S. me pidió con la carita de agobio con gotita del wasap: “Son para meter los regalos de los invitados para una boda… que es este finde.” Sonrío, la tranquilizo, le aseguro que sus bolsas estarán a tiempo, y se marcha superfeliz. “Hemos venido a hacer la papelería más fácil”, me digo agarrada al volante de la macchina, y si hay que ir a Seúl, se va.

En Seúl me comentan que el bulto está aún en la furgoneta, que hasta última hora de la tarde no regresará el repartidor, que sólo hace un intento de entrega, que vuelva más tarde. Le digo gracias muy amable mientras por los subtítulos de por dentro de la cabeza mecagoensuputamadre me enojo.

Regreso a toda castaña a la tiendita pensando si tendré en casa 150 bolsas de Zara que puedan valer a la atenta. Ya descuelgo el teléfono para darle la malísima noticia cuando se abre la puerta:

  • Hola, papelera.
  • ¡Seúúúl!
  • Vine antes pero no estabas.
  • ¡Pero si ya sabes que tengo la manía de cerrar para comer!
  • Que sí, mujer. ¿Dónde te dejo esta caja?
  • En mis brazos.

Y me quedo pensando en todo lo que he penado para conseguir estas bolsas. Y todo se me olvida cuando se las lleva S. Y todo tiene sentido porque ¿a qué hemos venido? A hacernos la papelería, la mensajería, la vida, más fácil.

Las alegrías, a voces

 Atentamente está cerquita de muchos coles: por las mañanas y a mediodía, una legión apresurada de padres dejan y recogen a sus bambinos. Habitualmente van con demasiada prisa como para entrar en la tiendita —con gran acierto, en mi plan de empresa, destaqué su ubicación como ventaja estratégica, pero no pensé en “¡Que te montes en el coche pero yaaa!”—

En estos mediodías exigentes de calor, grandes y pequeños parecen cansados de correr todo el año, y se conceden una tregua: charlan los mayores de sus planes de verano; los pequeños pululan por el jardín, corretean, saltan, se emplean en ser niños. Uno se arrima al escaparate, mete la cabeza, “¡Javieeer, que nos vamos!”, y se va.

A los días, entran niño y mamá. “¡Mira, mami! ¡Una goma que es un gorila! ¿Me la regalas para mi cumple? Yo me sorprendo, ¡te lo prometo! Suena el móvil de la madre:

  • Hola, cariño, sí, en la papelería. Cogemos el pan y vamos a casa.

Hoy es el padre quien viene a recogerlo. Como tantos, se afana por encontrar un sitio donde malaparcar. Yo me solidarizo con todo el que aparca en zonas dudosas y alegales. A punto de alunizar, frena justo delante del escaparate:

  • ¿Te importa? Es un momento.
  • Pues claro.

Vuelven al rato. El padre se mete en el coche y el niño, en la tiendita:

  • ¡Hola!
  • ¿Has estrenado tu goma?
  • ¡Sííí! Y me gusta también este boli de erizos, porque me gustan los erizos.
  • Porque son muy chulos.
  • ¿A qué hora te vas?
  • A las dos.
  • ¿Y cuánto falta?
  • ¡Javieeer!

Pasan los días, pasan los mediodías, se abre la puerta:

  • ¿Sabes?
  • Dime, Javier.
  • ¡¡Que me queda una semana para las vacaciones!!

Y lo dice con los ojos, con los brazos, a voces, superfeliz. Me contagio de su alegría, le doy un aplauso, se lo cuento a la bimba, aplaude también ella, y sigue pintando, un ventilador.

 

El qué y el quién

Escribo servilletas tras un ejercicio de autoexploración, hondo y comprometido, en la búsqueda de una voz genuina, necesaria, trascendente.

  • ¡Sigue, Immanuel Kant, queremos saberlo todo!

Vale. Escribo servilletas con el atropello habitual del emprendimiento y la chaladura natural de mi persona humana. Atrás queda la prehistoria atenta en la que podía escribir en el sofá de mi hogar de ladrillo, reposando cada palabra, valorando la importancia de esta coma, cambiando el orden de las frases, releyendo sin prisa.

Hay días en los que ni siquiera sé muy bien qué contar: he hablado de MRW, de los telefónicos, de que subí al Kilimanjaro, de la bimba, de sus  abuelos, de que hago yoga y bebo birras, en perfecto equilibrio de prana y apana. No tengo claro si esto servirá para el SEO,

  • ¿Qué es el SEO?
  • Que tus redes y tu blog sean tan guays que Google te ame y te recupere en primera posición.
  • Qué hermoso.

pero me gustan estas historias pequeñas. Además, el momento en que descubro el hilo por el que viene la nueva servilleta, doy palmitas, digo bieeeen, y disfruto mucho de la escritura aturullada.

Sí tengo, en cambio, muy claro el quién: escribo servilletas pensando en la corriente atenta, que las espera cada viernes o que se pone al día leyéndolas de cuatro en cuatro; la corriente atenta que me inspira historias, que sonríe con mis ocurrencias, que se emociona también. Y que las lee around the world: una de las cosas buenas que tiene el putowordpress procesador del blog es que te dice desde dónde te leen. A mí me maravilla saber que hay gente en Bolivia, Bélgica, Irlanda, México, Grecia, ¿Filipinas? que lee las cosas que cuento. Por eso no descarto, sé que va a pasar, que algún día se abra la puerta de la tiendita y se oiga: “Soy el de Filipinas. Me encanta la servilleta.”

Palabras dedicadas

De mi comunión, recuerdo el juego Enredos, la paella, mi careto de chinada en las fotos del recordatorio porque mi madre se empeñó en peinarme —”yo te peino, nena, dame una horquilla, cógela, dámela otra vez, ¿hay laca? Voy a por laca al súper”— y el libro de firmas. Aún lo conservo: era de tapas duras y nacaradas, con una niña rezando en la portada. Claramente no era yo. Iba superbién peinada.

Estos días vienen mayores buscando regalos para la comunión de sus pequeños. Una mamá y su hermana rodean la tiendita al tiempo que van encargando a lo loco: “De estas cajas, 9; de esos sellos, pon 3 de corazón, 3 de gatito y 3 que a ti te gusten, sí, claro, con sus respectivas tintas; de los carteles de madera, me llevo cuatro, ya pensaré para qué, y bolsas para chuches, 50.”

Me cuenta una chica que se ha escapado a la hora del café para comprar un detalle a la niña de una compañera de trabajo. Me cae bien esa niña porque ha pedido un cuaderno. Envuelvo para regalo uno de perritos que pasean sin prisa. Ella se marcha volando.

Frena un coche a la puerta. Entra una mujer azorada:

  • Necesito sobres color crema para estos recordatorios.
  • Claro. ¿Cuántos necesitas?
  • 100.
  • Lo siento, pero sólo tengo 44.
  • Vale, me los llevo, y me pides el resto. ¿Para cuándo estarán?

Llega el tíobueno. El tíobueno, su nombre lo anuncia, es un cliente de toma pan, que yo sé que viene a pedirme un morreo, y él disimula con no sé qué de un álbum para su sobrino. Se lleva uno en color kraft, y le estampo un beso, vale, un sello, en la bolsa de la tiendita.

Mi álbum nácar atesoraba hermosas firmas de las poquitas personas que vinieron a comer paella. Y aunque los mayores siguen ajetreados, en busca de la laca, me gusta comprobar cuánto les sigue importando dar con el papel que les dé sosiego, para dedicar palabras a sus pequeños.