Pole pole y sin atajos

Mi casa de ladrillo está al final de una cuesta. De una cuesta arriba. A veces la subo andando, a veces corriendo, pero la cuesta no da tregua: la meta siempre está en alto. Cuando hicimos el Kilimanjaro, los porteadores nos dijeron que íbamos a alcanzar la cima pole pole, es decir, pasito a paso y sin atajos, porque para pisar el cielo de África no había que escamotear ni un solo paso, sino darlos despacio.

Invoco la hazaña del Kili y la más doméstica de mi hogar cuando estoy a punto de coronar la cuesta de enero, que cuando llegas, te dicen: “Buah, esto no es ná; ahora te queda febrero.” A mí me empieza a oler que el emprendimiento es bonito y es una carrera de subidas y bajadas; y que si lo quiero hacer como quiero = atentamente, solo hay un camino posible, no hay atajos.

La sirena suena cada vez que siento tentaciones de atajar:

  • ¿Y si en vez de volver a pedir las cajitas de cartón donde envuelvo las joyas de papel, me apaño con las bolsas y eso que me ahorro?
  • Gnnngggg. Error.
  • Pues qué más da si esta semana no hay flores en el escaparate.
  • Gnnnggg. Camino cortado.
  • ¿En los chinos venderán papel italiano?
  • Gnnnggg. Queno.
  • ¿Y si hoy no escribo La servilleta?
  • ¡ErrorErrorError!

Vale, no hay atajos. Y tampoco hay prisas: no emprendo pensando en seguridades, porque emprender es, me lo está pareciendo a mí, de natural inestable. Es como si que estuviera ascendiendo un 8.000, o comenzando una maratón, y ya veré si llego o no llego, o si llego a un sitio imprevisto y bonito y decido ver qué es. Me ocupo mejor del proceso, de aclimatar, confiar, saber sufrir, y dar pasos lentos.

No. No hay atajos. La tiendita de papel me lleva por un solo camino, con idas y venidas y alegrías y desvelos. Pero un solo camino. Esmerado, pole, detallista, polelento, poleatento, pole.

 

Anuncios

  1. Lo mismo me digo yo cuando pienso: “¿Y si esta vez no pido telas de algodón orgánico y compro de las otras que son más baratas?”. Error. Y así me ha llegado esta semana otra cajita de telas con corazón :)

  2. Pingback: Que te pasen cosas volcánicas « La servilleta

  3. Pingback: Servilletas auténticas « La servilleta

  4. Pingback: El qué y el quién « La servilleta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s