No saben que subí el Kilimanjaro

Yo intuía que ciertas intendencias previas a la apertura de Atentamente iban a ser prosaicas y tediosas. Por eso, llevaba en el bolso una piedrita del Kilimanjaro, para sentir su energía, y recordar que las cumbres se alcanzan si se suben pole pole.

Lo que no sabía es que hay intendencias mucho peores que el mal de altura, diseñadas para desfondar al personal, hacerlo enloquecer como Asterix en Las 12 pruebas, y generar mucha mala ostia animadversión hacia los oficinistas en general, y los iberdrolos en particular.

Iberdrola (día 1). 6 personas. 2 iberdrolos. 40 minutos de espera.

–       Buenos días, vengo a dar el alta de un local comercial.

–       Uf. ¿Eres la propietaria?

–       No.

–       Uf. ¿Has traído el IBI?

–       Pues no. Pero sí el contrato de alquiler.

–       No creo que me sirva. A lo mejor sí. Pero probablemente no. Empiezo a tramitarlo, pero me traes el IBI.

Nota mental: este infeliz no sabe que yo subí el Kilimanjaro.

Iberdrola (día 2). 5 personas. 2 iberdrolos. 35 minutos de espera.

–       Hola, traigo el IBI.

–       Ya no es necesario. Hay que abrir un expediente.

–       ¿Un expediente, por qué?

–       A ver, clase rápida de electricidad: al llevar tanto tiempo el local cerrado, se pierden los derechos, y para recuperarlos, hay que abrir un expediente.

–       Ya. ¿Y eso qué implica?

–       Más tiempo y más dinero. Yo ya sabía que iba a ser así, pero por cortesía inicié tu trámite, por si acaso.

Nota mental: aquí el cortés no sabe que…

Iberdrola (día 3). ¡0 personas! 2 iberdrolos. Sin esperas.

–       Uy, te llamé pero no lo cogiste.

–       No tengo ninguna llamada perdida.

–       Lo que sea: necesito el boletín del electricista, porque este del ordenador es ficticio (sic).

Nota mental: ¿y si le tiro la piedra a este gañán?

Iberdrola (día 4). 3 personas, dos niños en manada, 2 iberdrolos, 30 minutos.

–       El puto anhelado boletín.

–       Uf. Es fotocopia. No sé si te lo aceptarán. Si mañana te llamamos, es que sí lo han aceptado. Entonces vienes y –pausa dramática- sin esperas, firmas.

Iberdrola (día 5).

–       Como no me han llamado…

–       No, si el boletín lo han aceptado, pero es que el sistema no deja enviarlo. Espera que llamo, que pruebo, que le pregunto a iberdrolito… Anda… ¡Si lo estaba haciendo mal! Pues en 7-10 días tienes luz. ¡Next! (sic)

Y todavía no he empezado con Telefónica.

Pero no podrán conmigo.

No saben que subí el Kilimanjaro.

Anuncios

  1. Pingback: El halago « La servilleta

  2. Pingback: Cumple 2 de la servilleta « La servilleta

  3. Pingback: El hombre mÁs aLTo del mundo « La servilleta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s